4/19/2012

Cuanto silencio genera un muerto … y sin mover un solo dedo!

Que importantes son los ritos , y en verdad uno de mis favoritos es el funeral. No es que lo disfrute, es que siempre me maravilla el poder del muerto.

Los funerales siempre han existido, desde los inicios de la humanidad , siempre esta presente el rito , ya sea que lo embalsamen , lo entierren o lo cremen, a los muertos siempre se les ha dado una digna despedida.

Leyendo sobre el tema, descubrí que según los historiadores Egipcios , un muerto que dejaba deudas, no tenia derecho a un funeral hasta que la familia saldara las mismas!. y que las mujeres de la India , se lanzaban al fuego donde se cremaba a su marido, ¡para morir juntos!. Hoy en día , ya no es así … afortunadamente.

Pero bueno el punto es que a mi me gustan, les tuve que encontrar el gusto.

Me gusta el silencio de los que se van, dicen tanto en su partida.

El rito del funeral los transforma, antes mientras vivían eran solo seres vivos y de pronto … al morir … entran a este rito , donde poco a poco van mutando, los vivos ayudamos y nos servimos de este proceso, primero nos acercamos al cuerpo inerte, en algunas ocasiones incluso somos testigos de como el cuerpo pierde su vida, y parece como si entraran en un eterno sueño. Y justo ahí comienza la magia , algo se mueve, su energía se desplaza , cambia de residencia, se muda a un nuevo lugar. De pronto en el pecho sentimos una fuerte presión , que nos debilita, tira nuestras barreras y nos hace romper en llanto, nos damos cuenta de que simplemente no podemos hacer nada y eso nos hace sentir impotentes ante la muerte.

Sollozamos , y volvemos a llorar , buscamos de quien abrazarnos , no tenemos la fuerza necesaria para seguir en pie … al mismo tiempo sentimos como el corazón se abre , se raja , duele, nos cuesta trabajo mantener el ritmo respiratorio, y la vista se nubla con las lagrimas.

Poco a poco y sacando fuerzas de quienes nos rodean, seguimos con el rito, lo velamos, lo celebramos , lo honramos hasta llegar al momento de despedir al cuerpo.

Y es justo ahí donde todo cambio, de pronto , durante este proceso, en algún punto de todos estos preparativos y ceremonias , aparecen las ganas de llevar a un eterno descanso al cuerpo que anteriormente gozaba de vida.

Pero algo cambio, dentro de nosotros, entre sollozos y llanto , poco a poco , entendemos que efectivamente el corazón se estaba rajando y por eso nos dolía , estábamos recibiendo un nuevo inquilino, sin así desearlo o quizá si, hemos recibido de la manera mas pura , a quien parecía haber partido, ahora lo podemos escuchar claramente , desde adentro.

Y es así como llegamos a la despedida del saco de piel y huesos, vacío ya. Lo despedimos , hacemos un ritual en el cual honramos , en presencia del que se fue, el cuerpo que sirvió para que nos acompañara el tiempo que le toco acompañarnos.


Ya sea que el fuego lo consuma, un rio se lo lleve o lo regresemos a la tierra, en este proceso final, solo decimos adiós al cuerpo, solo nos despedimos de la materia , porque el espíritu de quien alguna vez estuvo vivo, se va con nosotros , para seguir formando parte de nuestra vida.

No comments:

videos

Loading...